Evangelio del Dia

Buscar por fechas

Sábado 16 de Octubre de 2021

La Palabra dice


Lc. 12, 8-12

Jesús dijo a sus discípulos:

“Les aseguro que aquél que me reconozca abiertamente delante de los hombres, el Hijo del hombre lo reconocerá ante los ángeles de Dios. Pero el que no me reconozca delante de los hombres no será reconocido ante los ángeles de Dios.

Al que diga una palabra contra el Hijo del hombre se le perdonará; pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo no se le perdonará.

Cuando los lleven ante las sinagogas, ante los magistrados y las autoridades, no se preocupen de cómo se van a defender o qué van a decir, porque el Espíritu Santo les enseñará en ese momento lo que deban decir”.

La Palabra me dice


Los que siguen a Jesús, al contrario de los que lo rechazan o blasfeman, son defendidos y amparados por el Espíritu Santo, contra sus acusadores. Muchos de ellos, como San Esteban, apedreado hasta la muerte, ayudados por el Espíritu, enseñaron hasta el final de su existencia, lo que él les sugería. Otra gente, en cambio, lo rechazan y es difícil explicarse el por qué profundo de este rechazo.

A cada persona se le presenta alguna vez el problema de aceptar o no a Dios en su vida. Es una cuestión esencial de cada persona, y es claro que nadie puede olvidarse de Dios totalmente mientras vive. De esta cuestión dependen todas sus acciones y su destino, del cual depende también su futuro definitivo.

Con corazón salesiano


Dos conocidos salesianos, Versiglia y Caravario, murieron en China asesinados por oponerse a que algunas mujeres fueran violadas por soldados. Ambos habían sido enviados allá por sus superiores. Un día en que iban a misionar, sus embarcaciones fueron atacadas por soldados chinos que deseaban abusar de las chicas catequistas que acompañaban a los misioneros salesianos. Al oponerse éstos, los dos misioneros fueron fusilados a orillas del río Thau Tseui.  

En el ejemplo de tanta gente que en forma no violenta ofrendó su vida y sus decisiones por amor al prójimo y por ayudar a gente más débil, podemos afirmar que es de veras Cristo, el Señor, que con su Espíritu sigue actuando en nuestra historia hasta el presente.

A la Palabra, le digo


Que la valentía y el querer de gente que entrega su vida por los demás y por creer al evangelio de Jesús, estén presente en mi vida, para que no tenga miedo de sufrir un poco por vos y por tu palabra. Dame tu fuerza Señor, Amén.


Ahora podés escuchar el Evangelio del Día en Spotify como "Lectio salesiana": https://spoti.fi/3gRYQSP