a Obra de Don Bosco | Don Bosco

DON BOSCO

Padre, maestro y amigo de los jóvenes

Juan Bosco nace el 16 de agosto de 1815 en I Becchi, un caserío cerca de Turín, ItaliaLa pobreza y la orfandad marcarán su infancia campesina, pero con la ayuda de personas muy concretas descubre la paternidad de un Dios que lo sostiene y acompaña en lo cotidiano.

Desde chico siente el llamado al sacerdocio. Juan logra hacer realidad su deseo y continúa sus estudios al tiempo que trabaja en diferentes oficios: dando lecciones particulares, siendo mozo de café y aprendiz de sastre, entre otros.

En 1842, ya ordenado sacerdote, Juan se encuentra con los muchachos que pueblan la cárcel de la ciuda de Turín. Impactado por esta experiencia comienza a recorrer las calles de esa ciudad, descubriendo el rostro de tantos chicos explotados por sus patrones y abandonadosDesde su propia historia de privaciones, y entendiendo siempre a Dios como un Padre bueno, Juan dará una respuesta concreta a esa juventud pobre, abandonada y en peligro. 

Será conocido entonces como Don Bosco. Y su genial creación, el oratorio, será para los jóvenes casa que recibe con cariño, patio para encontrarse con amigos, escuela que prepara para la vida y parroquia para conocer a Jesús. Desde los talleres y las aulas de Valdocco, el barrio de Turín, que vio nacer su obra, el oratorio se expande primero a Francia y España, para luego cruzar el océano y llegar a América. 

Juan muere el 31 de enero de 1888 en Turín, Italia. A su muerte, más de mil salesianos vivían en 57 casas distribuidas en ocho países. El 1 de abril de 1934, el papa Pío X lo declara santo. Y en 1988, San Juan Pablo II le dió el título de "Padre, Maestro y Amigo de la juventudes".


¡Conocé más sobre la vida de Don Bosco!

1815 - 1830 .

“No le hagas caso a los sueños”




Juan Bosco nació el 16 de agosto de 1815 en I Becchi, un caserío cerca de Turín, en el norte de Italia. Sus padres eran Margarita y Francisco. Juan vivía con ellos, su abuela, y con Antonio y José, hijos de su padre. Su papá murió cuando Juan tenía apenas dos años.



Su mamá, Margarita, aunque era pobre, le dejó una gran herencia: la riqueza de la fe. Le enseñó a rezar y lo preparó para los sacramentos.  Le transmitió la fe en un Dios que no abandona y a quien se debe servir y amar.



A los nueve años, Juan tuvo un sueño que lo impactó y no terminó de comprender. Al contárselo a su madre, ella le dijo: “Quizás algún día seas sacerdote”.




Eran años de guerra en Europa y crisis económica en Italia. La sequía en el campo aumentaba la pobreza. Pero Juan quiere estudiar. Su hermano mayor, Antonio, no está de acuerdo: piensa que debe trabajar para ayudar a mantener a la familia.



Para evitar problemas, Margarita le pide a Juan que se vaya a vivir y trabajar a la casa de otra familia. Juan se muda a la ciudad de Chieri, donde continúa sus estudios y se desempeña en distintos oficios para pagar sus gastos. También aprendió canto, teatro, oratoria y música.


1830-1841

“Estudiando qué hacer”



En la escuela de Chieri muchos compañeros lo buscaban para estudiar. Juan los ayudaba y también los juntaba para jugar y escuchar la catequesis. A ese grupo le pone un nombre: la Sociedad de la Alegría.



Al terminar la escuela, Juan decide entrar al seminario. Su madre le dice: “Prefiero tener un hijo pobre y campesino que mal sacerdote”. Y lo encomendó a la Virgen.

Allí vive seis años. Después de mucho esfuerzo, en 1841 es consagrado sacerdote.


1841-1859

Con un oído en los jóvenes

y otro en el Evangelio