Evangelio del domingo

La fuerza del Evangelio

En contraposición a la escena de las multitudes que siguen a Jesús, escena que nos trae el Evangelista Lucas, 5, 1-11, la comunidad eclesial está perdiendo su capacidad de atracción, lo que nos lleva a concluir que, según menciona José Antonio Pagola en su comentario a este texto, la fe cristiana solo se despierta cuando las personas descubren el fuego de Jesús.

Privados de espíritu profético

A partir del texto de Lucas 4, 21-30, José Antonio Pagola señala que "preocupados por restaurar "lo religioso" frente a la secularización moderna, los cristianos corremos el peligro de caminar hacia el futuro privados de espíritu profético", en su comentario a este pasaje donde Jesús se presenta como profeta que cumple el anuncio liberador de Dios.

Profeta

En una perdida aldea de Galilea llamada Nazaret, los vecinos se reúnen para escuchar la Palabra, y allí, en su propio pueblo, Jesús se presenta como Profeta de Dios, aplicándose a sí un texto del profeta Isaías en el que se anuncia la Buena Noticia para los pobres, presentando, según el comentario de José Antonio Pagola a este pasaje de Lucas 1, 1-4; 4, 14-21, su forma de ser profeta.

Un gesto poco religioso

El Evangelio de Juan 2, 1-11, relato de las Bodas de Caná, nos presenta a Jesús preocupado por hacer más humana la vida cotidiana de las personas y, al decir de José Antonio Pagola en el comentario a este pasaje, nos muestra así que su misión "salvadora" más que a las religiones, se dirige a todas las dimensiones de la persona.

Iniciar la reacción

El Espíritu que está en Jesús es, al decir de José Antonio Pagola en su comentario al texto de Lc. 3, 15-16.21-22 del Bautismo del Señor, es el que debe animarnos para recrear nuestra vida de creyentes y, desde allí, la vida de nuestras comunidades, que serán más humildes, pero más evangélicas, centradas en la persona y la propuesta de Jesús.

Relato desconcertante

El Evangelio de Mateo 2, 1-12, Epifanía del Señor, nos indica, según comenta José Antonio Pagola, que a este Dios no lo encuentran los que viven instalados en el poder o encerrados en la seguridad religiosa, sino quienes, guiados por pequeñas luces, buscan incansablemente una esperanza para el ser humano en la ternura y la pobreza.

Una familia diferente

La familia cristiana trata de vivir una experiencia original en medio de la sociedad actual: construir su hogar desde Jesús. El Evangelio de Lucas 2, 41-52, que trae la experiencia de la familia de Jesús, María y José, nos la presenta, según el comentario de José Antonio Pagola a este texto, como un espacio privilegiado para vivir las experiencias más básicas de la fe.

Mujeres creyentes

El Evangelio de Lucas 1, 39-45, que narra la visita de María a su prima Isabel, nos presenta un encuentro profundo entre dos mujeres creyentes, que, al decir del comentario de José Antonio Pagola de este texto, más que haciendo alarde de sus títulos, se relacionan desde el servicio y la alegría de quien sabe darse cuenta de la presencia de Dios en su vida.

¿Y nosotros qué podemos hacer?

Las palabras de Juan El Bautista que trae el Evangelio de Lucas 3, 2b-3.10-18 tiene las ideas muy claras: no propone añadir nuevas prácticas religiosas, sino que exhorta a las comunidades y a las personas a la acción para estar cerca de los casos más sangrantes de desamparo social, como nos comparte José Antonio Pagola en el comentario a este texto evangélico.

Abrir caminos nuevos

En el Evangelio de Lucas 3, 1-6 la llamada de Juan, el Bautista, a preparar el camino del Señor, significa hoy, según desarrolla José Antonio Pagola en su comentario a este texto, el sintonizar vitalmente con Jesús y darle la oportunidad de que penetre con su fuerza humanizadora en nuestros problemas, crisis, miedos y esperanzas.

Siguiente >