Evangelio del domingo

Para excluidos

En el pasaje de Juan 9, 1-41 Jesús mira de manera diferente al mendigo ciego, y más allá de las condenas sociales y religiosas, solo piensa en rescatarlo de aquella vida desgraciada, del desprecio que todos le tiene por ser pecador, y nos muestra que se siente llamado por Dios a defender, hacer lugar y curar precisamente a los que viven excluidos y humillados, tal como menciona José Antonio Pagola en su comentario.

A gusto con Dios

La escena que nos trae el relato de Juan 4, 5-42, del encuentro entre Jesús y la Samaritana, es cautivadora, ya que nos trae, según menciona José Antonio Pagola en su comentario, la experiencia primera y más importante del creyente, que es encontrarse a gusto con Dios porque lo percibimos como una presencia salvadora.

Escuchar a Jesús

El relato de Mateo 17, 1-9 llamado tradicionalmente “La transfiguración de Jesús”, es un relato complejo, que habla de la presencia siempre misteriosa de Dios que se nos manifiesta y, al mismo tiempo, se nos oculta, anunciándonos que Jesús está junto a nosotros para animarnos a seguirlo sin temor, y así conocer la paz del corazón, según el comentario de José Antonio Pagola.

Nuestra mayor tentación

La escena de las tentaciones de Jesús que trae el texto de Mateo 4, 1-11 es un relato que no hemos de interpretar ligeramente, ya que, en esencia, nos advierte de que podemos arruinar nuestra vida si nos desviamos del camino que sigue Jesús, de acuerdo al comentario de este texto que desarrolla José Antonio Pagola.

No a la idolatría del dinero

El texto de Mateo 6, 24-34 nos muestra la lógica aplastante de Jesús, de que no pueden trabajar por un mundo más humano querido por Dios los que, dominados por el ansia de acumular riqueza, promueven una economía que excluye a los más débiles y los abandona en el hambre y la miseria, tal como menciona José Antonio Pagola en su comentario a este pasaje.

Una llamada escandalosa

El texto de Mateo 5, 38-48 nos trae un lenguaje escandaloso y sorprendente de Jesús, pero totalmente coherente con su experiencia de Dios, ya que el Padre no es violento: ama incluso a sus enemigos, no busca la destrucción de nadie, y su grandeza no consiste en vengarse sino en amar incondicionalmente a todos, tal como menciona José Antonio Pagola en su comentario a este texto.

No a la guerra entre nosotros

En el relato de Mateo 5, 17-37 Jesús indica que la Ley es importante, pero ya no ocupa el lugar central, porque él vive y comunica otra experiencia: el Padre está buscando abrirse camino entre nosotros para hacer un mundo más humano, y no basta quedarnos con cumplir la Ley de Moisés, sino que, como menciona José Antonio Pagola en su comentario, es necesario abrirnos al Padre y colaborar con él en hacer una vida más justa y fraterna.

Salir a la periferia

En el texto de Mateo 5, 13-16 Jesús da a conocer imágenes audaces y sorprendentes lo que piensa y espera de sus seguidores, ya que los quiere ver en el medio del mundo, siendo sal y luz y, al decir de José Antonio Pagola en su comentario, las dos metáforas coinciden en que, dar sabor y alumbrar, la comunidad cristiana no puede estar aislada u oculta, sino en medio del mundo.

Creer en el cielo

Creer en el cielo es, para José Antonio Pagola, resistirse a aceptar que la vida de todos y de cada uno de nosotros es solo un pequeño paréntesis entre dos inmensos vacíos. Así lo expresa en esta reflexión sobre el Evangelio de Mateo 5, 1-12.

Algo nuevo y bueno

En el pasaje de Mateo 4, 12-23 Jesús envía a sus discípulos a anunciar algo nuevo y bueno, una buena noticia: que en Dios podemos sentir y vivir la vida como un regalo a partir de su Amor y que, a pesar de nuestras torpezas, nos da fuerza para seguir adelante y que, al decir de José Antonio Pagola en su comentario, nos anima a recorrer la vida sintiéndonos acogidos, fortalecidos, perdonados y salvados por el Dios revelado en Jesús.

Siguiente >