Evangelio del domingo

Confiar en Dios

El texto de Juan 3, 16-18, que nos presenta la celebración de la Santísima Trinidad, trata de acercarnos con confianza al misterio de Dios siguiendo el mensaje, los gestos y la vida entera de Jesús, y a su vez acoger el Espíritu que alienta al Padre y a su Hijo Jesús, es acoger confiadamente en nosotros la presencia invisible, callada, pero real del misterio de Dios, como nos presenta este comentario de José Antonio Pagola a este texto.

Nos da su Espíritu

Presentamos el comentario de José Antonio Pagola al Evangelio de Juan 20, 19-23. Jesús resucitado sopla sobre los discípulos y les da el Espirtu Santo para que puedan proclamar la Palabra.

No cerrar el horizonte

El Evangelio de Mateo 28,16-20, presentado en esta fiesta de la Ascensión, nos invita a levantar la mirada más allá de lo inmediato de cada día, y, en medio de interrogantes e incertidumbres, los seguidores de Jesús seguimos caminando por la vida, trabajados por la confianza y la convicción de que el misterio último de la realidad es un misterio de Bondad y de Amor, según menciona José Antonio Pagola en su comentario a este texto.

El Espíritu de la verdad

Jesús se está despidiendo de sus discípulos, y en el texto de Juan 14, 15-21 les habla apasionadamente del Espíritu, que es aliento, fuerza, luz, amor, y que nos invita, al decir de José Antonio Pagola en su comentario, a vivir en la verdad de Jesús en medio de una sociedad donde con frecuencia a la mentira se le llama estrategia; a la explotación, negocio; a la injusticia, orden establecido; a la arbitrariedad, libertad; a la falta de respeto, sinceridad...

El camino

En el pasaje de Juan 14, 1-12, Jesús se presenta como camino, verdad y vida, pero esta acción de Jesús en nosotros se produce casi siempre de forma discreta y callada, ya que Dios no se impone, no fuerza a nadie con pruebas ni evidencias, sino que, como menciona José Antonio Pagola en su comentario, el Misterio último es silencio y atracción respetuosa.

Nueva relación con Jesús

Escuchar la voz de Jesús y sentirnos llamados por nuestro nombre es decisivo para tejer nuestra relación con él, y, al decir de José Antonio Pagola en su comentario a este texto de Juan 10, 1-10, el evangelio de Juan hace algunas sugerencias importantes al hablar de esta relación de las ovejas con su Pastor.

Acoger la fuerza del Evangelio

El texto de Lucas 24, 13-35, que nos trae la experiencia de los discípulos de Emaús, nos indica que, cuando acogemos a Jesús como compañero de camino, sus palabras pueden despertar en nosotros la esperanza perdida, y de allí que, según menciona José Antonio Pagola en su comentario, se hace necesario encontrar espacios nuevos y diferentes para escuchar juntos el Evangelio de Jesús, más allá del contexto de la liturgia dominical.

Jesús salvará a su Iglesia

Frente a la primera comunidad que está aterrada y encerrada, Jesús resucitado toma la iniciativa y viene a rescatar a sus seguidores, poniéndose en medio de ellos, y revitalizando su fe, y así, como menciona José Antonio Pagola en su comentario del Evangelio de Juan 20, 19-31, la fuerza del Espíritu es también hoy, para nosotros, garantía de que sólo la presencia de Jesús en medio de las comunidades es lo que salvará a la Iglesia.

Volver a Galilea

El texto de Juan 20,1-9 nos dice con claridad que es un error buscar a Jesús en el mundo de la muerte, ya que está vivo para siempre y nunca lo podremos encontrar donde la vida está muerta, sino en aquellas situaciones que son, como Galilea, lugares donde, se escuchó por vez primera y en toda su pureza la Buena Noticia de Dios y el proyecto humanizador del Padre, como menciona José Antonio Pagola en su comentario.

Nada lo pudo detener

Jesús no fue un suicida ni buscaba el martirio, y nunca quiso el sufrimiento ni para él ni para nadie, aunque le habría sido fácil evitar la ejecución, ya que le habría bastado con callarse y no insistir en lo que podía irritar en el templo o en el palacio del prefecto romano, pero no lo hizo, ya que, como menciona José Antonio Pagola en su comentario del Evagelio de Mateo Mateo 26. 3-5.14-27,66, prefirió ser ejecutado antes que traicionar su conciencia y ser infiel al proyecto de Dios, su Padre.

Siguiente >