Evangelio del domingo

Misterio de esperanza

"Yo soy el origen y el final de todo. Al que tenga sed, yo le daré gratis del manantial del agua de la vida" Compartimos la reflexión de José Antonio Pagola sobre el Evangelio de la Resurreción de Jesús (Jn 20, 1-9).

El gesto supremo

Jesús contó con la posibilidad de un final violento, no era ingenuo, sabía que se exponía si seguía insistiendo en el proyecto del reino de Dios, tal como narra la Pasión del Señor, y como nos resalta en su comentario José Antonio Pagola al texto de Marcos 14, 1-15, 47.

Atraídos por el crucificado

En el Evangelio de Jn 12, 20-33, Jesús manifiesta su misión para que cuando sea alzado a una cruz y aparezca crucificado sobre el Gólgota, podamos conocer el amor insondable de Dios, darnos cuenta de que Dios es amor y sólo amor para todo ser humano, tal como plantea en su comentario José Antonio Pagola.

Mirar al crucificado

Compartimos la reflexión de José Antonio Pagola sobre le Evangelio de Juan 3, 14-21, donde jesús se manifiesta como el Salvador del mundo. "Yo no he venido a condenar al mundo, sino a que el mundo se salve por mi:"

Un templo nuevo

Las primeras comunidades cristianas veían en Jesús el nuevo templo, entendiendo la narración del Evangelio de Juan 2, 13 - 25, lugar donde habita Dios y donde se construye su proyecto del Reino cuyas puertas están abiertas a todos; pecadores, impuros e, incluso, paganos, tal como plantea en su comentario José Antonio Pagola.

No confundir a nadie con Jesús

Jesús toma consigo a Pedro, Santiago y Juan, los lleva aparte a una montaña donde se transfigura delante de ellos, dice Marcos 9, 2-10, en una escena que nos invita a ver a Jesús como el único hijo de Dios y cuya Palabra es la única que debemos escuchar, tal como plantea en su comentario José Antonio Pagola.

Empujados al desierto

En el Evangelio de Marcos 1, 12-15, Jesús es llevado por el Espíritu al desierto, donde vive entre las fieras y es tentando por Satanás, pero este desierto es, al mismo tiempo, el mejor lugar para escuchar, en silencio y soledad, la voz de Dios, tal como plantea en su comentario José Antonio Pagola.

Amigo de los excluídos

Jesús era muy sensible al sufrimiento de quienes encontraba en su camino, marginados por la sociedad, despreciados por la religión o rechazados por los sectores que se consideraban superiores moral o religiosamente, y se acercaba a ellos, tal como lo menciona el comentario de José Antonio Pagola al Evangelio de Marcos 1, 40-45.

A la puerta de nuestra casa

Para actuar, Jesús no necesita más que el aviso de que alguien está postrado y necesita levantarse, tal como lo presenta esta reflexión José Antonio Pagola del Evangelio de Marcos 1, 29-39 donde Jesús sana a la suegra de Pedro.

Un enseñar nuevo

En el texto de Marcos 1, 21-28 lo que interesa no son tanto las palabras que dice Jesús, sino el asombro y admiración que provoca, ya que la gente capta en él algo especial que no encuentra en sus maestros religiosos y que, al decir de José Antonio Pagola en su comentario, sigue siendo un desafío para quienes hoy anuncian a Jesús para que no sea una transmisión fría sino un anuncio que abre a la alegría de la fe.

Siguiente >