Buscar por fechas:

Miércoles 17 de Enero

Lo que dice
Mc 3,1-6 - ¿Está permitido en sábado salvar una vida o perderla?

Jesús entró nuevamente en una sinagoga, y había allí un hombre que tenía una mano paralizada. Los fariseos observaban atentamente a Jesús para ver si lo curaba en sábado, con el fin de acusarlo. Jesús dijo al hombre de la mano paralizada: "Ven y colócate aquí delante". Y les dijo: "¿Está permitido en sábado hacer el bien o el mal, salvar una vida o perderla?". Pero ellos callaron. Entonces, dirigiendo sobre ellos una mirada llena de indignación y apenado por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: "Extiende tu mano". El la extendió y su mano quedó curada. Los fariseos salieron y se confabularon con los herodianos para buscar la forma de acabar con él.

Lo que me dice
"¿Está permitido en sábado hacer el bien o el mal?": En sus inicios, el sábado fue para el pueblo de Israel día de gracia, pero paulatinamente se fue convirtiendo sólo en obligación que cumplir. ¿Cómo pudo ese día de gracia convertirse en un día de dolor y vergüenza? Reviso si en mi comunidad he convertido oportunidades de gracia y de encuentros familiares y eclesiales en cargas insufribles y molestas.
"Apenado por la dureza de sus corazones": La omisión también es un pecado. Jesús reta a sus adversarios con un dilema ético: salvar o destruir. ¿En qué momentos, sintiendo que tenía que hacer algo, prefería quedarme quieto, cuidando mi lugar, mi fama, siendo "políticamente correcto", colocando la ley por encima del bienestar de las personas?

"¿Por qué quieren reemplazar la presencia entre los jóvenes por la frialdad del reglamento? ¿Por qué se quiere reemplazar el sistema de prevenir, por el otro, más fácil para el que manda, de promulgar la ley y hacerla cumplir mediante los castigos que encienden odios y acarrean disgustos?". (Carta sobre el estado del Oratorio, fechada en Roma el 10 de mayo de 1884).

Lo que le digo
Ensancha mi corazón y mi mente, Señor, para que pueda empaparme de vos y de tu visión sobre las personas y las cosas.
Que a pesar de los disgustos y flaquezas, no me desaliente en el camino de seguimiento de tu Evangelio tras las huellas de Don Bosco.

.