Buscar por fechas:

Viernes 24 de Noviembre

Lo que dice
Lc 19, 45-48 - Ustedes han convertido mi casa en una cueva de ladrones

Jesús al entrar al Templo, se puso a echar a los vendedores, diciéndoles: "Está escrito: Mi casa será una casa de oración, pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones". Y diariamente enseñaba en el Templo. Los sumos sacerdotes, los escribas y los más importantes del pueblo, buscaban la forma de matarlo. Pero no sabían cómo hacerlo, porque todo el pueblo lo escuchaba y estaba pendiente de sus palabras.

Lo que me dice
“Mi casa será casa de oración”: El templo es el lugar en el que Jesús se dirige al Padre. La actividad comercial y especulativa ha convertido el templo en una cueva de ladrones y lo ha desprovisto de su única y exclusiva misión: el encuentro con la presencia de Dios. ¿Mi casa, la de mi familia, es casa de oración? ¿Invito a otros a rezar en mi casa, al igual que los invito para algún cumpleaños, aniversario, etc? ¿Tengo mi “rincón de oración”?
“La han convertido en una cueva de ladrones”: La imagen de cueva de ladrones le sirve a Jesús para condenar el tráfico material en sentido amplio y no sólo los tráficos deshonestos que de manera velada e ilegal se cometían en el templo. Jesús exige un cambio de rumbo: purificar el templo de todas aquellas negatividades humanas y conducirlo a su función originaria: rendir verdadero servicio a Dios. ¿Qué servicio de mi comunidad, de mi familia, puedo decir que ha tergiversado su intención original? ¿Qué actividades de mi vida no traen más vida?
“Y diariamente enseñaba en el Templo”: Al pronunciarse así Jesús sobre el templo, no se refiere a una restauración de la pureza del culto, como era la intención de los zelotas. La intención de Jesús va más allá de la pureza del culto, es más radical, es más intransigente: el templo no es una obra realizada por el esfuerzo humano; la presencia de Dios no está ligada a su aspecto material; el autentico servicio a Dios lo realiza Jesús en su enseñanza. ¿Cuáles son los motivos principales de agradecimiento por la acción de Dios en mi vida?
“Buscaban la forma de matarlo”: Los principales del pueblo no pretenden suprimir a Jesús por haber destruido los negocios económicos del templo, sino que sus motivos alcanzan a toda su anterior actividad docente y se hacen patentes ante el discurso contra el templo. Jesús reivindica algo que desencadena la reacción de los sumos sacerdotes y de los escribas: dejan de tener el monopolio sobre Dios. Hoy, ¿qué otras maneras hay de “matar” a Jesús?
“Pero no sabían cómo hacerlo, porque todo el pueblo lo escuchaba y estaba pendiente de sus palabras”: La difusión de la Palabra de gracia de la que Jesús es el único portador se abre como un arco que tiene su inicio cuando con doce años discute entre los Doctores de la ley en el templo; continúa con su enseñanza mientras atraviesa Galilea y durante el camino hacia Jerusalén; y se completa con la entrada en el templo donde toma posesión de la casa de Dios. ¿Qué palabras estoy siguiendo hoy?

“La Palabra escuchada con fe es, para nosotros, salesianos, fuente de vida espiritual, alimento para la oración, luz para conocer la voluntad de Dios en los acontecimientos y fuerza para vivir con fidelidad nuestra vocación. Teniendo diariamente en nuestras manos la Sagrada Escritura, como María acogemos la Palabra y la meditamos en nuestro corazón a fin de hacerla fructificar y anunciarla con celo.” (Constituciones Salesianas, artículo 87).

Lo que le digo
Gracias, Señor, por estar con nosotros. Por mostrarnos lo esencial, por ayudarnos a crecer en nuestra vida, para que tomemos mayor conciencia de que somos “Templos vivos”, y que lo principal, siempre, será que nos podamos encontrar con vos. Seguí ayudándonos a ampliar nuestros horizontes y nuestros corazones, para que no tratemos de encerrarte en nuestras construcciones y hacerte así menos provocador, sino que seamos conscientes de que tu amor es más fuerte. Amén.

.